El planeamiento urbanístico en la Ley de Suelo de 1956

El planeamiento urbanístico en la Ley de Suelo de 1956

Madrid en 1956

Siguiendo con el merecido homenaje a la Ley que sienta las bases del Derecho Urbanístico de España y que sigue en buena medida vigente de forma indirecta, la creación el vigente régimen urbanístico del suelo se basaba en que el contenido del derecho de propiedad del suelo se basaba en el planeamiento urbanístico. Hasta la entrada en vigor de esta Ley, no existían planes urbanístico, sino meramente planes de ensanche, únicamente en ciudades importantes de España como Madrid o Barcelona. A partir de la misma, todos los municipios deberán contar con un plan general de ordenación urbana, lo que supone un cambio sustancial para la seguridad jurídica en los ciudadanos, el interés general en la planificación ordenada de las ciudades, aunque también para la definición del contenido del derecho de la propiedad del suelo. El planeamiento se regula en la Ley de Suelo de 1956 en los artículos 6 a 60 y su contenido y estructura recuerda bastante a la de cualquier ley urbanística autonómica.

Los planes que se regulan son el plan nacional de urbanismo, los planes provinciales y los municipales. En este aspecto, la estructura de planeamiento de entonces era más parecida a la de el resto de países europeos que la actual, dado que la ordenación del territorio, como competencia regional y de dicho ámbito no existe, pues el planeamiento se entiende de interés nacional y ni tan siquiera los Länder alemanes tienen tales competencias. Por el contrario, por ordenación del territorio actualmente se entiende como de toda una región o autonomía y por ámbitos específicos o subregionales. Posiblemente la estructura de planeamiento de la Ley de Suelo de 1956 fuese más sencilla al abarcar el país completo, las provincias, los municipios o incluso las comarcas, es decir, a varios municipios.

Entradas Recientes